El incidente de mayor gravedad estratégica desde 1991

El pasado viernes 17 de marzo tuvo lugar un episodio que, eventualmente, pudo haber sido el de mayor gravedad desde los ataques balísticos de Saddam Hussein contra Israel, durante la Primera Guerra del Golfo Pérsico (1991). Cabe recordar que el director iraquí había venido amenazando a Israel con un masivo bombardeo de misiles cargados con gases tóxicos, hecho que, en su momento, estuvo a punto de ocurrir.

Los hechos.

Según las fuentes, recogidas por los medios, en la madrugada del viernes 17 marzo, ocurrieron los siguientes hechos:

1.- Aparatos de la Fuerza Aéres de Israel bombardearon múltiples objetivos en territorio sirio. Tres de ellos habrían sido identificados: el primero, en las cercanías de Damasco, el segundo, en la ciudad de Homs, y el tercero, en las proximidades de Palmyra. Este último no sería otro que la gran base aérea denominada “T4”, y que viene siendo operada por fuerzas militares rusas e iraníes con el propósito de abastecer a sus efectivos comprometidos en la guerra civil siria. La base T4 se halla bajo protección rusa.
2.- La defensa antiaérea siria abrió fuego contra los cazas israelíes. Según fuentes sirias, un avión israelí habría sido derribado (hecho desmentido por Israel).
3.- Israel afirmó haber uitilizado su sistema antibalístico de largo alcance, conocido como “Hetz”, para derribar un misil antiaéreo teledirigido del tipo SA-5, que venía periguiendo a uno de los aviones israelíes en su camino de regreso, a fin de evitar este último terminara siendo abatido.
4.- Una enorme explosión pudo ser oída a lo largo del Valle del Jordán, al parecer luego de que el Hetz hiciera blanco en el proyectil antiaéreo sirio. La detonación se escuchó incluso en Jerusalem, a 150 km de las alturas del Golán, frontera entre Israel y Siria. Restos del objeto interceptado por el Hetz israelí cayeron en Jordania.
5.- Un alto oficial de Hezbollah, llamado Badi Haniyeh, fue ultimado por los israelíes cerca de la ciudad fronteriza de Quneitra. Según ciertas fuentes murió enun bombardeo, aunque otros sostienen que cayó en un enfrentameinto terrestre con una unidad israelí, o bien que fue alcanzado por un francotirador.
6.- El embajador de Israel en Moscú, Cary Koren, fue convocado por la cancillería rusa para dar explicaciones por estos hechos.

El análisis.

Al parecer, la razón de los ataques israelíes se encontraría en la indiferencia, o buen la inacción, de parte de Moscú ante los pedidos israelíes de poner freno a las actividades Hezbollah en las cercanías del Monte Hermón (estratégica cumbre montañosa ubicado en los altos del Golán). Israel viene siguiendo de cerca estos movimientos desde hace semanas. En Jerusalem, se habrían cansado de la pasividad de Putin.
Pero lo más llamativo es la inverosímil versión israelí acerca del disparo del Hetz.
El misil antibalístico Hetz es una arma sofisticada y costosa, diseñada para defender a Israel de graves amenazas estratégicas. El misil antiaéreo SA-5, supuestamente disparado por los sirios, era una arma obsoleta cuando fue desplegada inicialmente, a mediados de los años 80, por la entonces Unión Soviética, con la proclamada intención de alcanzar a loa cazas de Israel apenas despegaran de sus bases (aprovechando el largo alcance operativo del SA-5). La viabilidad del SA-5 había sido puesta en duda por los analistas ya en aquella época.
Por lo tanto, cuesta creer que los israelíes tuvieran que consumir un Hetz para proteger un avión, que bien podía haber eludido al anticuado SA-5 mediante alguna clase de maniobra evasiva.
La versión tampoco tiene consistencia geográfica: la explosión oída en Jerusalem, y los fragmentos hallados en Jordania, están demasiado lejos de la frontera siria.

Conclusiones.

Estos hechos vienen a ocurrir poco despúes de la visita del primer ministro israelí Binyamin Netanyahu a su par ruso, Vladimir Putin. Y también después de que Hezbollah, aliado incondicional de Irán, amenazara con destruir los supuestos sitios nucleares israelíes ubicados en el desierto del Neguev.
El objeto destruído por Israel pudo no haber provenido necesariamente de Siria. Eventualmente, un misil balístico de largo alcance disparado desde Irán en dirección al Neguev hubiera sobrevolado el espacio aéreo jordano, para luego ser interceptado en su fase de reentrada, más o menos a la altura del Valle del Jordán. En tal caso, la detonación se escucharía con mayor claridad en Jerusalem, que, digamos, en Rosh Hanikrah. Sus restos caerían previsiblemente en Jordania. Y, por supuesto, su peligrosidad habría sido lo bastante alta como para justificar el disparo de un Hetz.
Aunque, obviamente, esta no es más que una conjetura…

Por Alejandro Wenger