Atilio Molteni, ex embajador argentino en Israel: “Timerman fue muy negativo para la política exterior argentina”

Molteni, analizó el nuevo panorama en Medio Oriente, la relación entre Israel y Argentina , el nuevo panorama internacional de nuestro país, la votación en la UNESCO sobre Jerusalem, y la problemática del terrorismo.

Por Luciano Stilman, especial para Comunidades

– ¿Cuál es su visión de la relación que existía entre Argentina e Israel durante el gobierno de Cristina Kirchner?
En el Gobierno de los Kirchner hubo dos etapas; una hasta el 2010 en la que las relaciones fueron positivas y hubo elementos de acuerdo y de comprensión de la realidad internacional. Ese panorama se quebró desde que asumió la Cancillería Héctor Timerman, y es cuando comienza el deterioro de las relaciones. El ex ministro fue un personaje muy negativo para la política exterior argentina, y en especial con Israel. Cuando se suscribe el memorándum de entendimiento con Irán, Timerman tuvo la idea que iba a ser capaz de apaciguar a la dirigencia de las distintas representaciones judías en Argentina porque iba a “venderles” el acuerdo, y eso fracasó, como no iba a ser de otra manera, por lo que significó ese memorándum.

– ¿Fue una actitud desleal para con la comunidad judía?
Él era el canciller argentino, pero mi interpretación es que él creyó que iba a ser capaz de “vender” el acuerdo de alguna manera, lo que lógicamente no pasó, porque fue una posición de insuficiencia y de torpeza.

– ¿Y por qué cree que Argentina firmó ese memorándum?
Todavía no hay una prueba práctica de qué llevó a Cristina Kirchner a suscribirlo. Creo que en parte fue por su temperamento, porque creyó que desaparecido Chávez ella podría tener una función de líder latinoamericana, y por su resentimiento con los Estados Unidos. El ex presidente Obama nunca la consideró, tuvo contactos fugaces con ella, y no podía ser de otra manera porque el gobierno norteamericano tiene elementos para conocer las ideas y la personalidad de los líderes, los jefes de Gobierno, y había un elemento claro para ellos: Cristina Kirchner no era confiable, por su acercamiento a Venezuela y otros países populistas de América Latina.

– ¿Y qué cambió desde la asunción de Mauricio Macri?
La victoria de Macri significó un cambio total de la percepción internacional con respecto a la Argentina. Ya han venido o hemos tenido contacto con alrededor de 38 gobiernos. También hay una nueva relación con el gobierno de Israel, ya que el rechazo del acuerdo con Irán para ellos es un elemento central, porque Irán significa para ellos un elemento perturbador del Medio Oriente por su intervención en Siria, en Irak, por su apoyo al régimen de lo hutíes en Yemen. Es decir, para Israel Irán representa un grave problema, y al ver que el gobierno argentino dejó de lado ese acuerdo, y hubo nuevos contactos bilaterales, la Argentina es vista desde una óptica totalmente distinta.

– ¿Cuál es su opinión de la abstención argentina en la UNESCO por Jerusalem?
Hay una serie de elementos por las que debería existir un arreglo entre las partes (Israel y los palestinos), la creación de dos estados, y una convivencia pacífica. Ahora se inicia un nuevo proceso en Medio Oriente, el presidente de los EE.UU. va a ir a Arabia Saudita, se va a reunir con los países del Golfo, y ya mantuvo encuentros con Netanyahu, pero también con Abbas. Es decir, hay un nuevo juego. Yo no creo que se llegue a un acuerdo inmediato, pero hay un nuevo panorama en Medio Oriente, y va a haber nuevas ideas. Desde luego que todas estas acciones en la UNESCO y otros organismos internacionales generan tensión y no solución. De todas formas, creo que por este panorama que le estoy comentando, es que el voto responde a la situación internacional y al contexto futuro de la negociación. Hay que pensar que Argentina es un país que tiene relaciones muy importantes con Israel, pero los amigos no sólo están para darles abrazos y palmadas en la espalda, sino también para indicarles cuando hay un problema. Yo comparto la lógica de la votación argentina.

– Sin embargo hubo fuertes críticas por esta votación en UNESCO
Hay que tener en cuenta que la situación de Jerusalem tiene en ONU una larga historia que se inicia desde la creación misma de Israel, que se dio prácticamente por una resolución de Naciones Unidas, en la que se reconoció la creación de dos estados. El único que realmente lo hizo fue Israel y no los palestinos por responsabilidad de los propios palestinos, pero uno de los temas que quedó por resolver era el status de Jerusalem. Tal vez esa sea una de las principales razones por las que no hay embajadas allí debido que el status de la ciudad está en discusión. Actualmente hay varios temas fundamentales que son los que están en discusión entre ambas partes: los refugiados, los límites, la situación de Jerusalem, el reconocimiento del carácter judío de Israel por parte de los palestinos y la seguridad. Es por eso que es un tema de discusión porque Israel ocupa la totalidad de Jerusalem cuando se produce el conflicto del año 67.

– Desde hace un tiempo el mundo viene siendo testigo de atentados terroristas de grupos extremistas en diferentes lugares como París, Bélgica, EE.UU, Alemania ¿cómo se encuentra América Latina en materia de seguridad frente a esta situación? ¿Pueden repetirse hechos de ese estilo en esta parte del mundo?
Si, pueden pasar, sobre todo porque hay una historia que demuestra la incapacidad de los gobiernos latinoamericanos de controlar actos terroristas. A su vez, hay comunidades donde pueden existir elementos extremistas, y eso implica, como ocurre en EE.UU. Y Europa, un gran esfuerzo para proteger a la población, y no sólo es una cuestión de presupuesto, sino también de aumentar las capacidades de los organismos que luchan contra el terrorismo. El gobierno argentino tiene hoy en día una cooperación muy alta con Israel en ese tema, y eso es muy positivo. Israel tiene una capacidad por su lucha desde hace tanto tiempo, y nuestro país tiene que aprovechar eso. Este Gobierno ha puesto una prioridad en la cooperación con el estado hebreo en temas de seguridad.

– Se cumplieron 69 años de la independencia de Israel, ¿qué significa esa fecha para usted?
Yo fui embajador en Israel durante 7 años.Tuve la oportunidad de festejar allí el 60 aniversario, y creo que a lo largo de su historia Israel ha avanzado muchísimo. Hoy tiene una gran capacidad, más allá de lo militar, en lo intelectual, y en muchos otros campos. Es un país sólido y central para la paz de Medio Oriente. Es indudable que es un país que sus habitantes han sabido desarrollar de una forma admirable. Personalmente y por mi especialización, sigo de cerca todos los acontecimientos de Israel y la región, y espero volver pronto, me gustaría mucho.